sábado, 18 de diciembre de 2010

Arequipa una ciudad Gris, convertida en Negra. " Mi color preferido"


Me encuentro mejor, confirmo la subida al Colca, y antes de partir la Sra. Soledad me muestra la ciudad con orgullo Arequipeño, degustamos comida típica de la zona y me enseña rincones que como turista posiblemente nunca habría conocido.

Llegan las ocho de la tarde, como mi estado es un poco débil, decido ir al hotel para descansar y coger fuerzas,  falta un día para que parta de travesía al Cañón del Colca,  una vez instalada en el hostal, me encuentro a Uri un chico Israelita un poquito especial pero con el que te ríes un montón,  no pasan ni dos minutos que llega una chica brasileña a mi cuarto, “esta noche toca compartir habitación” y sin saber cómo,  me encuentro en la calle otra vez cenando con este par de individuos y tomando Pisco que entra muy bien y sale mejor.

Por mañana siguiente me preparo la bolsa  para la excursión, como el día anterior no dormí mucho me encuentro flotando, supongo que será la altitud. “denominada Pisco, je, je,”

Llegan las  tres de la mañana y una furgoneta me pasa a buscar por el hotel, me quedan tres/cuatro horas de camino para mi destino, con un poco de suerte veré el famoso Cóndor.

Cuando llegamos al mirador de la cruz del Cóndor, este brilla por su ausencia, la gente de la zona dice que es raro que no se vea, pero hay que ser muy poco inteligente para no darse cuenta que con 50 camiones, 20 excavadoras y 50.000 turistas en menos de 1 km de donde habita la comunidad de esta ave, el cóndor se ha mudado de casa.

Comienza el descenso del Cañón del Colca, un rompe piernas adobado con polvo y especiado con un paisaje seco y soleado, son mil metros aprox. de descenso de nivel, " pues cada mapa lo marca con diferentes medidas,"  una vez llegas al Rio Colca,  marrón y sin una fuerza descomunal, te das cuenta que hay que subir para llegar  a una población “San Juan de Chuccho” donde nos darán de comer, pero no de beber, pues no tienen agua, “ Si antena parabólica,  pero no agua..” alcanzamos la meta y a media tarde nos encontramos en el punto donde pasaremos noche “Tapay”. Un pueblo con agua y una gente muy cordial.

A las 7 de la mañana comenzamos la ruta hacia el Oasis, un lugar justo a los pies del Rio Colca  por una ruta circular  desarenos el camino andado, pasando por Cosñirhua, Malata, poblaciones que pertenecen a Tapay  y que disponen de casi todos los servicios necesarios, salvo carretera donde puedan circular vehículos, estas poblaciones están repletas de marcas Incas, como los regadíos, caminos, etc..  secuelas que hasta hoy dan supervivencia a estas poblaciones.

Llegamos al Oasis de Sangalle, un lugar paradisiaco donde no hay luz ni agua caliente pero si unas piscinas naturales, el entorno es especial, una cervecita caliente, rodeada de mosquitos que pican pero no los notas y los pies en la piscina, es la grata recompensa a una tranquila y alegre caminata.

Son las 4  de la madrugada hemos quedado con el guía de Perú Schweiz Explorer, para subir el gran desnivel sin sol. El guía no aparece, como soy casi la única que habla español, le pregunto a un nativo que donde esta nuestro guía y este me contesta que por la noche estuvo tomando hasta las 4  de la madrugada “Je, Je”, lo buscamos por todas partes y no lo encontramos, mientras aparece otro grupo que nos dice que también tienen que esperar  al guía que posiblemente se ha dormido, es aquí cuando les comento que nuestro guía ha desaparecido y que me da la sensación que el suyo también, después de buscarlos por todas partes ya son las 5.30 de la mañana y tomamos la decisión de subir los dos grupos solos, para evitar el sol y de este modo no perder el autobús. Cuando llegamos arriba y desayunamos en un bar concertado, aparece nuestro guía diciendo que en la noche se puso indispuesto , después de las risas y de la disconformidad por su actitud, seguimos la ruta “ no antes, sin reventar un neumático de la furgoneta y tener que esperar a la rudimentaria reparación” el próximo destino son las termas de Chimay, mas tarde nos desplazaremos hacia la Reserva Nacional de Aguada Blanca, un  paisaje  digno de  ver.

Llego al hostal mas tarde de lo planteado, me esperan para celebrar el cumpleaños del dueño que se llama José, la Sra. Soledad me preparo comida Arequipeña especialmente para mi,  Uri ya se ha marchado hacia Bolivia y Priscila “la Brasileña” me espera para despedirse pues intentaremos coincidir en Iquitos.


Me gusta Arequipa y su gente, no me extraña que se sientan orgullosos de su tierra,

4 comentarios:

  1. Sandra, veo que estás como pez en el agua en Perú... eso de que no haya servicios pero sí tele, de que no se preserve a la naturaleza pero sí al turista... es algo con lo que tendrás que convivir en este y otros muchos paises. La conciencia medioambiental es mas bien propia de los paises "ricos".
    bueno, si te es de algun consuelo yo tb he estado mala, anginas, pero nada grave... y para cañon tengo el de Añisclo, que no está nada mal pero vamos...
    hace un frio que pela hija mía, que suerte tienes de poder vivir dos veranos este año.
    Por cierto igual dormimos en tu casa para nochevieja, ya dirás si hay algun problema (no está nada decidido aun).
    Pasatela muuuuuuuuuuuuuuyyyyyyyyyyyyy bien... te echo de menos VUELVE A CASA VUELVE, VUELVE A TU HOGAR (guiño a la Navidad española y tambien a un video que Roberto te tendrá que enseñar cuando vuelvas...). Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Guapa, quedate con el cañon de Añisclo que el de aqui es muy altoooo, pero tambien muy secooooooo, je,je no la verdad es que cada lugar tiene su encanto y me siento feliz de poder disfrutar de este entorno y de su gente.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Sannnndraaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!me han chafao el pikadero para fin de añoooooooooooo!!!!!!!!!!!Joooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!otra vez al susia a dormir!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. De Mik: Por lo que podemos ver y leer...estás en el pequeño paraiso...como me gustaría verlo todo...y la Navidad. dónde vas a pasarla????????? un besiko

    ResponderEliminar